Publicidad

¿QUIÉN MANEJA MI BARCA QUE A LA DERIVA ME LLEVA?

El Viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, D. Luis Armada, o goza de gran desconocimiento o "quiere hacernos comulgar con ruedas de molino" y se atreve a afirmar que la falta de personal y la desorganización en el operativo de Incendios Forestales de la Comunidad de Madrid se debe a que las personas "renunciaron" al empleo o "no pasaron las pruebas físicas", según nota de Europa Press de 9 de agosto de los corrientes. Desconoce dicho Viceconsejero que hay millones de parados en España y cientos de miles en Madrid. La estrategia del engaño, de las medias verdades, de hablar de un aspecto y no del conjunto de un problema es ya práctica habitual en los responsables del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

 

PASTORES DE LA BESTIA

La sesión parlamentaria del pasado 11 de julio ha desatado la ira de buena parte de la población por el comportamiento de los diputados del Partido Popular. Aplaudir con fervor el anuncio de duras medidas para recortar el gasto público, podría entenderse como una reacción propia de quienes, de forma interesada, promueven la privatización de servicios necesarios para llevar una vida digna a los que ellos acceden gracias a su alto poder adquisitivo. En cualquier caso, la bajeza moral de una actitud semejante parece injustificable, a no ser que esté sustentada en ese placer enfermizo que a algunos les provoca el mal ajeno.

NO NOS DEJAN RESPIRAR

Os lo dije.....
¡Si! Os lo dije en febrero, que estos eruditos economistas del gobierno nos "IVA N" a poner a un nivel económico de una primera potencia mundial como .....Portugal.
Y lo han conseguido....¡¡Ole sus güevos!!
Ya tenemos el IVA al 21%, y lo que más mola de este invento, con ese salero que caracteriza a este equipo de palmeros, de los que se compone el gobierno, es que han subido productos de primera necesidad....como los jabones, los detergentes, los cuadernos o los lapiceros....y a ellos que más les da, si las plumas con las que firman recortes y subidas...su champú, su jabón, lo pagamos los de siempre... NOSOTROS...LOS CURRITOS.

INCERTIDUMBRE

Desde el pasado mes de junio, en España se está preparando un clima social, que no se sabe como puede terminar. Los mineros de todo el país están en huelga, y llevan ya mucho tiempo, unos cortando carreteras y autopistas, enfrentándose contundentemente con la policía, cuando éstos les agreden, otros encerrándose en centros oficiales y en la propia mina, mientras dos centenares o más recorrieron andando, cientos de kilómetros desde sus respectivos centros de trabajo, Asturias, León, Palencia, Andalucía, Aragón, ect. para concentrarse en Madrid formando una gran manifestación frente al Ministerio de Industria. Todo ello para reclamar las ayudas al Carbón, que el Gobierno anunció su desaparición.

ENGAÑOS ANCESTRALES

El continuo aplazamiento en la toma de decisiones para atajar el imparable deterioro económico de gran parte de la sociedad europea irrita a los ciudadanos que, día a día, ven cómo sus condiciones de vida siguen empeorando. El temor a unos resultados electorales en Grecia que pudieran cuestionar la devolución de las deudas a los usureros dejó de ser la justificación para la inestabilidad de los mercados. Inmediatamente, las incertidumbres necesarias para hacer de la especulación un negocio lucrativo se han prorrogado a lo largo de un calendario de sucesivas citas al más alto nivel político. Y el resultado siempre es el mismo, una perversa combinación de recortes enérgicos y tímidas promesas de estímulo, sin ninguna mención a la posibilidad de cuestionar la validez de un modelo depredador e insostenible.
Confiar en que en algún momento esos dirigentes, tan sonrientes en las llamadas fotos de familia (¿quién será el Padrino?), vayan a tomar las medidas necesarias para corregir el desastre, es una prueba de ingenuidad o, en el caso de sus más acérrimos seguidores, un acto de fe. Sean de veinte, de diecisiete, de ocho o de cuatro, las reuniones de los nuevos caciques sirven para poco más que suministrar titulares a los medios, ávidos de cualquier declaración con la que fabricar una noticia que siempre es perecedera.
Por más que una estricta gobernanta, un moderado socialdemócrata, un asesor de mercaderes y piratas, y un balbuceante registrador de la propiedad, se reúnan en Roma para hablar de negocios y hacer bonitas promesas, difícilmente serán tomados en serio por quienes llevamos casi cinco años asistiendo a los discursos titubeantes de tantos dirigentes dirigidos. Y lo más patético es que, probablemente, tampoco convencerán a ese monstruo insaciable al que adoran con temor y sumisión.
En muchas sociedades primitivas, la dificultad de comprender el origen de los fenómenos naturales o la incapacidad para enfrentarse a situaciones difíciles, dieron lugar a la aparición de creencias en seres superiores e inaccesibles que regían el destino de los humanos. El éxito y el fracaso no parecían ser consecuencia de actuar de una determinada manera sino del capricho de unos dioses a los que se debía contentar con ofrendas y sacrificios. Surgieron entonces los intermediarios que, gracias a las donaciones de la comunidad, intercederían para ganar el favor de los dioses.
Hoy, en la era de la información, a pesar de los enormes conocimientos adquiridos por la humanidad, nada parece haber cambiado. Los nuevos sacerdotes quieren convencernos de que nos enfrentamos a oscuras e iracundas fuerzas superiores a las que debemos sosegar con nuestros tributos. Así perpetuán el engaño de su necesaria presencia, extendiendo la confusión y el miedo.

 

El Arcade Residente

Chema Guevara

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657