Publicidad

EUROPA. ¿UNIDA?, SI, CLARO, POR FAVOR…

ChiomoMarcos14Chimo Marcos
Hemos comenzado a unir a los países europeos – ya hace algunos años – con gran esfuerzo y no muy definidos ni brillantes resultados, pero en los últimos tiempos, por causas varias, pero que me temo tienen su reflejo en el pasado, los avances habidos parecen estar frenados y de hecho parece que estemos viviendo un crescendo de retrocesos con la consiguiente amenaza de no lograr el fin supuestamente deseado de tener de verdad una EU, sí, eso, una Europa Unida.
Desde mi punto de vista me parece ver dos Europas, y que coinciden con la situación geográfica, condicionadas por la geopolítica. Los países del Este y Norte, que a lo mejor son o serían la mejor definición de Europa pero que ponen cada día más dificultades para un entendimiento general. Por otro lado los de más al sur, que coinciden con el Oeste también y quizás porque nuestro acercamiento a América nos ha llegado a hacer menos europeos, por esas razones uno creería que los del este serían más proeuropeos.
Pero no es así; al menos lo que muestran apunta en otra dirección, en la dirección de desgajarse de esa unión que se está preparando desde mediados del siglo pasado y que en estos primeros años del siglo XXI parecía que se reforzaba, pero que ellos consideran no deseable mientras siga el curso y el ritmo actual. Sus desacuerdos están todos teñidos de egoísmo, de ricos que miran a los pobres con desdén, ya que queremos acompañarles en el mismo nivel de derechos y obligaciones (o eso es lo que parece).
A lo mejor no es eso, sino otra cosa, pero los movimientos que están floreciendo empiezan a oler a extrema derecha por motivos recientes: las migraciones de pobres o refugiados políticos, o por las ancestrales insatisfacciones de ser el todo o parte del "país rico" y tener que sufragar las carencias de ese mismo país, pero de la parte "pobre". Cuando no es el propio, igualmente si se trata del de algún vecino con renta per capita más baja. (véase Padania en Italia; Austria, Hungría, Holanda y, sin exagerar, pero a sabiendas de que se mueven en la misma o muy parecida onda, el separatismo catalán). Casi siempre, se nos acusa, los desfavorecidos lo somos por nuestra abulia, incultura manifiesta, despilfarros y otras lindezas parecidas pero que llevan a lo mismo: a depender de ellos económicamente. Lo simplifican en una corta frase: nos roban.
No cabe duda de que hay diferencias importantes entre las posibilidades económicas de unos a otros de los casi 30 países que estamos formando ese nuevo gran país que algún día podremos llamar de verdad EU y que de hecho no necesitará la U, pues es y será Europa o no lo será, será otra cosa y naturalmente ya desunida. Pero, me pregunto, si no sería lo verdaderamente importante ser unos de los que más aporten al todo y estar orgullosos de ello. O es que preferimos dejar de colaborar y no lograr el fin que nos hemos todos propuesto.
La paz, o casi, que llevamos disfrutando después de las dos grandes guerras y de algunas no tan grandes, pero especialmente dolorosas, me parecería justificación suficiente, por necesaria al menos, para animarnos a seguir con redoblados esfuerzos, cada uno dentro de sus posibilidades.
El Euro ha venido a hacernos a todos un poco más iguales, aunque nuestras carencias y desigualdades permanezcan, nos han enriquecido los recortes en impuestos y los precios más competitivos, si bien sea solamente por la abundancia de la oferta que ahora tenemos mucho más amplia. Posiblemente gracias al sacrificio que supuso pasar de nuestras monedas locales a esta que, aunque no dejamos de denigrarla, llevamos con ella varios años con un valor superior al siempre admirado Dólar.
A ver, Europa ¿por qué queremos seguir siendo el viejo continente, culto pero inclemente, cociéndonos en nuestra propia salsa un poco bastante mohosa ya, en lugar de aspirar a de verdad ser un mundo mejor, más generoso y más abierto al futuro que queramos o no va a llegar?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Senda Norte
 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657