Publicidad

¿REDES SOCIALES? 2ª PARTE

Luis Fco. Durán Carretero

Bueno, pues como decía en el anterior artículo, esto de las redes sociales es una castaña tremenda. Es una castaña desde el momento en el que te aleja de quien tienes cerca. Sí majetes, eso es exactamente lo que hacen las redes sociales, por culpa de tanto telefonito pinturero, que creemos que dominamos y ocurre todo lo contrario, es él que nos tiene absortos en sus "maravillosas" aplicaciones y variopintos juegos, todos ellos con una cantidad y calidad cultural enriquecedora para la mente de cualquiera, que se podría decir que estamos perdidos sin estas pu...ñeteras maquinitas.
Con estas maquinitas, con sus innumerables aplicaciones y con la facilidad de que tenemos para engancharnos a cualquier tontuna tecnológica, que no implique trato personal con un semejante...me refiero a una persona, no a semejante despropósito como es que estemos juntos en una mesa y estemos "hablando" con un vecino que está en Tegucigalpa, mientras obviamos al que tenemos al lado,
Como decía y mantengo, el teléfono es o era un gran invento, puesto que se supone que sirve para acercarnos a los seres queridos que tenemos lejos. Pero, desde que el teléfono pasó de ser cabina o un armatoste encima del aparador y, ha pasado a nuestros bolsillos, para regocijo de nuestro ego y maldición para nuestras respectivas vidas, pues las tenemos "controladas" por estos artilugios.
Lo peor de esto es que con lo mal que se utilizan, pues estamos jodidos...todos. No se escapa ni dios y esto lo digo con todo el respeto y con conocimiento de causa, pues no es la primera vez que llora en mi hombro el presunto Omnipotente, que no es lo mismo que Impotente, aunque tampoco puede presumir de lo contrario, ya que tuvo un hijo, que lo engendró el Espíritu Santo y pagó el bautizo un carpintero, eso sí, el chico salió majo y bueno, un Bendito, vamos. Quien iba a decirlo de una familia con tampoco arraigo, Dios, la Virgen, una paloma y un carpintero. Ahora bien, con esto del Instagram el Facebook, le crea un mal rollo que para qué las prisas. Pues él, que siempre presumía de estar en todas partes, ahora con estos inventos, en cuanto no está en algún sarao que este documentado con foto, pues la ha cagao...ya ha dejado de ser el dios Omnipresente, para ser uno más que si está se le ve y si no...pues no puede vacilar de haber estado y punto...porque no sale en la foto.
Esto de las maquinitas está llegando a tal punto que ni los gobiernos están tranquilos, bueno los gobiernos no están tranquilos nunca, porque como están faltos de transparencia y sobrados de mamoneos pues les acojona que se la líen, como nos hacen ellos siempre y en cualquier ocasión y, dejen al descubierto esos trapicheos tan de moda, que les llenan los bolsillos y las cuentas bancarias existentes en esos paraísos musicales...si ya sé, fiscales, pero a ellos se les suena a música celestial...hasta que le copian la partitura la fiscalía y se lo deja en un simple tachunda en Soto Del Real, antiguamente conocido como Chozas...
Un hacker es un listillo, que aprovechando sus conocimientos en informática, consigue hacer de su vida un vergel a costa de convertir la de otros en un desierto, básicamente...incluso legalmente y, todo esto lo hace merced a toda esta tecnología que nos rodea e inunda nuestras vidas.
Cualquier individuo con mala leche, los hay a patadas, puede convertir la vida de cualquiera en un infierno con el manejo y utilización de estas redes...que lo único que tienen de cierto es lo de redes, lo de sociales es completamente falso.

P. D. - NOS SOBRAN LOBOS, JUNTO CON LOS "CIERVOS" QUE LOS HAN TRAIDO Y, NOS FALTA EL TREN...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Senda Norte
 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657