Publicidad

REDES ¿SOCIALES? PARTE 1

Luis Fco. Durán Carretero
Sí, esa es la pregunta, de verdad, de verdad de la buena que todas estas Redes. Eso sí que lo son "redes". Nos tienen enganchados de tal forma que no nos damos cuenta, que no tenemos esa sociedad que se le supone a la "red social". ¿Por qué ocurre esto?
Pues es "bastante" sencillo. En este mundo globalizado...toda la vida se ha conocido a la tierra como "el globo terráqueo" y ahora es un mundo globalizado...formas de llamar la atención, aunque habrá quien me diga que lo uno no tiene nada que ver con lo otro, porque el globo terráqueo es la tierra y su perímetro y la globalización la componemos todos aquellos, independientemente de sexos, religiones, política, raza o lo que sea que sé sea y que nos estamos cargando el globo terráqueo y, con ello los que pululamos en él o en ella...
Bien, o...mal. Lo que está claro es que esto de las redes sociales no tiene nada de eso al respecto y que a mi particularmente me preocupa y bastante, mayormente porque estamos comunicados, pero no en...contacto. Así de sencillo, tenemos toda la información de lo que ocurre en el mundo, como si nos importara la inmensa mayoría de las cosas que ocurren por ahí, y no sabemos nada del vecino...hombre hay vecinos que no se merecen ni los buenos días, pero ¡coño!, saber lo pasa en Nueva Guinea y que no sepas si tu vecino está bien o mal, le manda bemoles, porque a fin de cuentas es el que te puede ayudar o no, pero es alguien que tienes al lado...contacto humano, aunque apeste, pero mucho mejor que tanta "comunicación" por las redes "sociales" es una P...M.....y eso sin mencionar las barrabasadas que permiten, que cachorros "humanos" dediquen su tiempo y aprendizaje de vida, a maltratar física y psíquicamente a otros, por el hecho de poder actuar en manada, merced a tener unos teléfonos que les permite con total impunidad, machacar a otra gente, que ellos en su "infinita sabiduría" creen inferiores y se lo hacen saber y padecer.
Con los amigos ocurre igual, ahora nos felicitamos por el Facebook, por el WhatsApp, por LinkedIn o la madre que lo pario. Qué tiempos aquellos en los que si querías saber algo de alguien les escribías una carta o le llamabas por teléfono. Sí. Ponías una conferencia o si estabas en la capital metías una moneda de veinticinco pesetas, algunas veces con un hilo, para sacarla antes de que se la tragase la cabina, los malos tiempos no han pasado nunca de moda, pero hablar con un familiar o con un amigo era algo importante, ná que ver con estos tiempos...tan "sociables y tan bien comunicados". Unos años antes e incluso durante en las pueblos teníamos que poner una conferencia en la casa de teléfonos, para poder comunicarnos, porque el contacto le teníamos adherido a la piel. La gente se iba pero no se alejaba, ahora la gente no se va, porque con el telefonito de bolsillo parece que están al lado, pero ni un me gusta, ni una carita sonriente o apenada, tiene el calor para calentarte el alma...porque no la sientes cerca, es lo que tiene la globalización y, que los sentimientos los expresemos tecleando y no abrazando, saludando, chateando...chateando de tomar chatos y no manejar ordenadores y artefactos extraños...que mierda de vida estamos creando...
Yo tengo una suerte tremenda, sé lo que era esa vida de antes, vacas, ordeño, esmoñigar, cortar leña, cavar, recoger patatas o judías o le que hiciera falta y luego nos juntábamos a echar la partida o mirar como otros jugaban con unos chatos o unas cervezas, o sentados a la sombra sentados en poyo, pero siempre en contacto, contándonos nuestras alegrías y miserias, porque de todo hay en la viña...la mejor RED SOCIAL que he conocido  y con ello compenso este tramo que nos están imponiendo, que se le va a hacer, habrá que adaptarse, pero cuanto ganaríamos sin en ved de "chatear" nos juntáramos para tomar unos  chatos...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Escrito por Senda Norte
 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657