Publicidad

Rascafría regresa al Siglo XIX

Enrique Pérez Baos - PP Rascafría

Llegamos a la mitad de la legislatura en Rascafría y comprobamos como el actual Equipo de Gobierno ha enterrado a la democracia para imponer el caciquismo del siglo XIX.

España goza de un sistema democrático y constitucional que ha otorgado a los españoles los actuales niveles de derechos y libertades de los que nuestra sociedad plural puede disfrutar. El progreso y desarrollo social ha sido posible gracias al actual Estado de Derecho y el cumplimiento de la Ley, éste es el pilar fundamental de una sociedad desarrollada y libre, además de la única garantía de nuestra convivencia. Sin embargo, el actual Equipo de Gobierno de Rascafría que encabeza Beatriz Aguirre lleva 2 años despreciando los pilares fundamentales de nuestra sociedad y han convertido el Ayuntamiento en su cortijo privado donde como ellos mismos dicen "nosotros gobernamos, nosotros decidimos". Esta expresión es más propia de gobiernos autoritarios, antidemocráticos y caciques que de gobiernos democráticos, sobre todo teniendo en cuenta que la oposición representa a 6 de cada 10 vecinos. Conviene recordar que el caciquismo fue un hecho sociopolítico propio de la Restauración Borbónica de finales del siglo XIX, donde las coacciones y las influencias sobre los ciudadanos buscaban privarles de su libertad y condicionar su comportamiento.

 

EL GATO DEL CURA

Rafael de Frutos

Allá en los años cincuenta
después de acabar la guerra
un cura llegó a mi pueblo
acabada la carrera.

Con juventud e ilusión
parecía extraordinario
con ganas de trabajar
al salir del seminario.

Contactó bien con el pueblo
que también es muy sociable
él haciendo sus tareas
y sin molestar a nadie.

Después de llevar un tiempo
en sus labores de iglesia
pensando en sus feligreses
algo llegó a su cabeza.

Y pensó que sería bueno
y que ayudaría a muchos
en las noches del invierno
tener escuela de adultos.

ENVEJECIMIENTO

Chimo Marcos
Esto de envejecer, envejece mucho, y según y cuándo muy deprisa. Envejecemos, supongo, poco a poco, casi imperceptiblemente, sin pausa, pero también sin prisa. Mi madre decía que envejecemos cada siete años y parece que en mi propia experiencia eso va a ser cierto. Yo me he visto envejecer a pocos, pero de repente al cumplir los últimos siete años, aunque quizás sea porque ya llevo 11 veces siete años haciéndolo.
En todo caso es una pereza grande esto de envejecer, porque cuando te quieres dar cuenta estás más viejo y en situación de que la gente te lo diga, lo que no deja de ser una ordinariez. Y el problema, como en tantas otras situaciones, esté en la palabra, porque si te dicen que eres de la tercera edad (un poco cursi) o "una persona mayor", vaya, puede pasar, pero para mí todavía hay algo peor a que digan viejo, refiriéndose a ti, y es que, a lo mejor sin mala intención definida, se refieran a ti diciendo anciano. ¡Jesus que pereza¡...como han podido decir de mi que soy un anciano, aunque a veces lo oigas en la radio o en la TV, al referirse por ejemplo a una persona que ha sido atropellada al cruzar indebidamente un semáforo..."un anciano de 66 años fue atropellado, etc"

BRÍGIDA ALONSO Un siglo y seis años de marcas de identidad

Angel Luis Hernanz
(Alumno del taller de escritura de Pedrezuela)
Los accidentes geográficos de su cara son la viva historia de Brígida. O lo fueron. Pero de "su" historia y de "nuestra" historia. O acaso hay alguien que no vea en esas marcas en forma de arrugas las vivencias de nuestra Sierra Pobre de Madrid. Son trocitos de existencia compuestos por penas y alegrías que la vida fue esculpiendo y depositando como muescas incrustadas en cada pliegue. Veamos en detalle:
- Esas cejas arqueadas con altivez como respuesta decidida a los atropellos de las fuerza vivas. Ellos manejaban los destinos de la localidad sin posibilidad de alternativa que, aunque se supiese que existía, nadie –ni ella tampoco- se atrevió siquiera a sugerir.
- La nariz escasa que apenas soporta el peso de las gafas de carey es una muestra de una belleza pasada que supuso requiebros y persecuciones. Declaraciones en la penumbra del anochecer y proposiciones, tanto bienintencionadas como otras de carácter más impositivo. Para estas se hubo de buscar recursos casi al límite, para evitar intenciones nada dudosas y que hubieran quedado impunes de haberse llevado a cabo porque nadie las podía rechazar.

LOS PENSIONISTAS EN LA ENCRUCIJADA

Francisco Cerdeño Isabel. Exconcejal Grupo Municipal IU Buitrago del Lozoya.
Para analizar la actual situación que atraviesa el sistema público de pensiones es necesario recordar los brutales ataques, recortes y pérdidas de derechos que ha sufrido el mismo con los gobiernos de PSOE y PP.
Año 1985 (Gobierno del PSOE). Se convoca una huelga general contra la reforma de las pensiones propuesta por el gobierno: se aumenta de 2 a 8 años el periodo de cómputo de la base reguladora, que determina la cuantía de la pensión de cada trabajador.
Año 2006 (Pacto de Toledo). Las pensiones, que dependían de los presupuestos generales del estado se pagan con las cotizaciones a la seguridad social. El periodo de cómputo para el cálculo de la base reguladora aumenta de nuevo, pasando de 8 a 15 años, se introducen los planes privados de pensiones y los planos privados de empresas. Ello supone un deterioro del servicio público de pensiones, al estar expuesto el mismo a las crisis del sistema capitalista, como ha quedado de manifiesto en la actual crisis. La voracidad del sistema financiero especulativo y los bancos ponen su mira en el desarrollo de estos planes privados, repitiendo una falsedad manifiesta: EL SISTEMA NO ES SOSTENIBLE.
Reforma 27/2011 (Gobierno Socialista). Aumenta la edad de jubilación de 65 a 67 años, el periodo de computo pasa de 15 a 25 años (se computan los últimos 300 meses, no los últimos 180 como anteriormente). Los años mínimos de cotización pasan de 35 a 38,5. El hachazo de esta reforma supone, según los expertos económicos, una proyección de pérdida económica, en torno al 20 % los próximos años.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657