Publicidad

Opinión

 
   
Testigo de excepción
Rafael De FrutosCuando se cumplen 105 años del segundo atentado que sufrió el Rey Alfonso XIII en Madrid, he recuperado ...
UNA HISTORIA QUE REIVINDICAR SOBRE EDUCACION AMBIENTAL-IV
Antonio Ruiz HerediaA partir de ese momento, como si de una epidemia de imprevisibles y maravillosas consecuencias se ...
CICLOTURISMO SUICIDA
Luis Fco. DuranEsto es lo que nos encontramos en las carreteras de la Sierra, todas secundarías, por cierto, una ...

AVES DE LA SIERRA NORTE. LA LAVANDERA BLANCA

Miguel Ángel Granado
En el mundo de las aves, existen algunas tan curiosas como la Lavandera blanca (Motacilla alba). En nuestro país podemos encontrar tres especies de lavanderas: la boyera que es estival y la cascadeña y la blanca, como residentes. Como su propio nombre común indica, están ligadas a los ríos, se las detecta fácilmente en las orillas o en las piedras que se encuentran en el cauce. Suelen hacer vuelos cortos y rasantes. Con unos 18 cms. de longitud y un peso alrededor de 29 gramos la Lavandera blanca, también conocida como pajarita de las nieves o pitita, será sencilla de identificar: su forma es alargada en horizontal, debido sobre todo a su larga cola, que mueve con un tintineo frecuente; además cuando camina su cabeza también oscila hacia delante y atrás. De tonos negros, blancos y grises, en esta especie existe dimorfismo sexual: los machos tienen manchas negras en la parte posterior de la cabeza, cuello, garganta e incluso en el abdomen; las hembras en esas zonas lucen tonos grises más claros. En ambos sexos las zonas ventrales son blancas y las dorsales grises; en las alas en su zona media aparece una lista blanca que las atraviesa; la cola es oscura con franjas blancas en ambos lados, muy características. De pico y patas negras, el color de sus ojos es marrón oscuro. Los individuos jóvenes tienen los tonos mucho más apagados y su cabeza es gris.

 

AVES DE LA SIERRA NORTE. LA LECHUZA

Un fugaz y claro reflejo en la oscuridad de la noche. ¿Ha sido real?
El vuelo silencioso de la Lechuza común (Tyto alba; Tyto del griego: onomatopeya de búho, alba del latín albus, blanco) la hace pasar desapercibida pero, por otra parte, su color blanco la delata, especialmente en la oscuridad. Si solo la escuchamos y no conocemos su canto, resultará cuando menos inquietante. Es un siseo, como una puerta que roza y, va adquiriendo más intensidad. Se puede comparar con el silbido de los ofidios. Es por ello, por lo que su voz ha sido utilizada frecuentemente en las películas de terror. La dama de la noche, como se la denomina entre los aficionados a la ornitología, siempre asociada al misterio por ser una rapaz nocturna, no ha recibido buenas críticas del ser humano. Sin embargo, en la antigüedad era venerada y citada, por ejemplo, como mascota de Minerva, diosa de la sabiduría; de hecho, es el símbolo que la representa. Esta admiración cambió hace ya muchos siglos. Su costumbre de ocupar los campanarios ha suscitado comentarios como el de su avidez por el aceite, acusándola de beberse el de las lamparillas de las iglesias. En algunas regiones del norte de España, se la relaciona con la muerte: si la lechuza ocupa tu tejado, sufrirás desventuras; si la escuchas anuncia tu fallecimiento. Se ha dicho que las brujas llevaban lechuzas a las cuevas en sus aquelarres, ligados al diablo. Y, como casi siempre en estos casos, son leyendas alejadas de la realidad. Ave estrechamente ligada al hombre, anida en edificios antiguos, siempre en la parte alta, buscando la tranquilidad: desvanes, graneros, pajares,..., donde tiene facilidad para encontrar su alimento principal: los ratones. Es por ello por lo que, ya sea en casas o en terrenos de cultivo, la lechuza siempre le prestará un buen servicio a su propietario. Tan común como en los pueblos resulta en paisajes abiertos, ocupando huecos de árboles, cuevas o acantilados, ruinas, etc; ausente en bosques densos o zonas de alta montaña.

La Reserva de la Biosfera Cuenca Alta del Río Manzanares se ampliará por el Valle del Lozoya

La Comunidad de Madrid ha presentado una propuesta para ampliar la Reserva de la Biosfera Cuenca Alta del Río Manzanares, que pasaría de 46.778 hectáreas actuales a 105.587 hectáreas, lo que supone aumentar en más de un 125 % la superficie protegida.
El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán, dio a conocer el proyecto a los alcaldes de los 27 municipios madrileños que pasarían a tener todo o parte de su territorio dentro de la Reserva. Rollán ha explicado que se trata de una medida del Gobierno regional que da respuesta a la sugerencia hecha por la UNESCO de revisar la zonificación, así como a la petición formulada por algunos ayuntamientos.
Así, la Comunidad de Madrid aumentará del 48 % al 52 % el territorio amparado por algún tipo de protección medioambiental, siendo la región peninsular y la segunda de España con más territorio protegido, superada solo por Canarias. La región cuenta con el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, tres parques regionales (Cuenca Alta del Manzanares, Sureste-Cursos Bajo de los ríos Manzanares y Jarama y Curso Medio del río Guadarrama), dos Reservas de la Biosfera (Sierra del Rincón y Cuenca Alta del Río Manzanares) y 14 espacios incluidos en la Red Natura 2000.

AMPLIACIÓN

AVES DE LA SIERRA NORTE. LA GAVIOTA REIDORA

Miguel Ángel Granado
¿Qué es lo que haces tú aquí?, una gaviota en Madrid...Cuando hablamos de gaviotas, algunos de nosotros recordaremos la famosa canción de Caco Senante, en la que, comparaba a un humano con estas aves: había nacido y vivido en la costa aunque luego estaba perdido en zonas interiores. Seguro que a todos nos extrañó la primera vez que vimos gaviotas en zonas no costeras. En nuestro país se pueden observar más de diez especies diferentes, todas ellas en zonas marítimas. Dos de estas diez especies son comunes en algunas zonas del interior: la sombría y, sobre todo, la reidora.
La Gaviota reidora (Larus ridibundus) es un lárido de tamaño mediano que, al igual que otros de su familia, aparecerá en gran número cuando el verano llega a su fin. En España, independientemente de donde nos encontremos, siempre observaremos más gaviotas en invierno que durante los meses cálidos. De hecho, en el caso de la reidora, que se ha adaptado bastante bien debido a su amplia dieta, se tiene constancia de su nidificación hacia 1960, en el Delta del Ebro, con una colonia de dos docenas de parejas. Posteriormente, en 1966 crió en la parte sur de Andalucía, al año siguiente en la Albufera de Valencia, en 1971 en las lagunas manchegas,...Aunque hoy en día tenemos casi 5000 parejas reproductoras, éstas se dan en algunos núcleos concretos, básicamente los lugares que citábamos antes, además de otras zonas costeras. Aún así, es cuando llega el frío, cuando habrá abundancia de reidoras; en época de cría, en primavera, será mucho más difícil observarlas. En cuanto a su identificación, resaltar en primer lugar que las gaviotas son una familia difícil, puesto que existen gran variedad de plumajes en una misma especie. Centrándonos en la que hoy nos ocupa, tiene una característica fundamental en todas sus edades y sexos, se trata de un triángulo blanco en las plumas primarias, en los bordes delanteros de las alas, llegando hasta la punta de éstas. El resto de primarias son negras, como en otros láridos. Asimismo, luce un capirote gris oscuro muy llamativo, aunque éste desaparece fuera de la época de cría, quedando un punto oscuro más abajo del ojo, en el centro de la cabeza, que destaca sobre el tono blanco general de sus plumas. Por la parte dorsal, cuerpo y alas, tiene tonos grises, las patas y el pico son rojos. Estas características se refieren a individuos adultos; no existe dimorfismo sexual, las hembras y machos son similares en la reidora. Los ejemplares juveniles no poseen el capuchón cefálico, el plumaje del dorso es de un gris amarronado, no tienen el rojo de pico y patas pero sí poseen la mancha auricular aunque menos contrastada.

DÍA DE LAS AVES EN LA SIERRA NORTE 2017

Los días 1 y 7 de octubre, el grupo local SEO-Sierra Norte celebró, un año más, el Día mundial de las Aves. Aún con los recuerdos muy frescos, compartiendo con los compañeros de nuestro grupo tan señalada fecha, he asistido el día 7 al festival tradicional Madarcos Ayer y Hoy, donde realizamos diversas actividades. Pero vayamos por partes y comencemos por el principio.
El domingo 1 de octubre se realizó una excursión ornitológica, partiendo desde el puerto de La Morcuera en dirección al puerto de Canencia. Hubo 17 asistentes, incluida la organizadora y guía, nuestra compañera Elena. Avistaron veinte especies distintas, destacando en mayor número los Verderones serranos, que pudieron observar desde muy cerca. Abundantes fueron también los Carboneros garrapinos y los Piquituertos. Asimismo, apreciaron interacciones entre dos buitres negros, que volaban enfrentados; ya sabéis que la mayor rapaz europea, el Buitre negro, es territorial. Además un bando de Avefrías, que se dirigían hacia el sur. En palabras de Elena: El día empezó fresquito pero al cabo de un par de horas el sol consiguió calentarnos. Agradecemos a los asistentes su presencia.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657