Publicidad

AUNQUE RESULTE PESADA

Rosa Ortega Serrano
Descubrí hace tiempo que las mujeres pueden ser machistas y los hombres feministas y que las mujeres tienen cualidades masculinas y los hombres deben tener rasgos femeninos. La pureza de la sociedad es cosa del pasado y la curiosidad para la exploración de la condición humana es infinita. Entendí entonces (más o menos) que no es lo mismo sexo (característica biológica), que género (características diferenciadas que cada sociedad asigna a hombres y mujeres) y que es un error por mi parte repetir la frase "realizo tareas propias de mi sexo", aunque tenga cierta carga de ironía. Es tan importante cuidar el lenguaje como las acciones y tan necesario cambiar el adjetivo "guapa" por el de "lista", como evitar aquello de "los hombres no lloran".

 

Sigue sin llover

Rosa Ortega - Garganta de los Montes

¡Comienza un nuevo curso! La comunidad de Madrid tiene competencias educativas desde hace 18 años. Mayoría de edad según las leyes españolas, soñada puesta de largo en proyectos de innovación y organización de centros; anhelado aumento de la inversión en educación pública, fallida evaluación inteligente del sistema y promesa eterna de pactos y acuerdos educativos. Dieciocho años, la edad de la luz y de la alegría, de los sueños y sobre todo del futuro.
Y aquí estamos, afrontando el curso 2017/2018 y se sigue hablando de bilingüismo como mejora universal de la educación, de la dura e insoslayable herencia de la dictadura y del gran acuerdo educativo, con el que vendrán nuevos gestores que tejerán sobre este páramo cultural un tapiz de brillantes ideas.
Siempre mirando hacia fuera y sobre todo al norte, a esos amigos altos, rubios y finlandeses con los que tenemos tan poco en común. Más cerca tenemos a los portugueses que partiendo de un nivel más bajo, han logrado un mayor progreso educativo, o a la Comunidad de Castilla y León que con menos inversión por estudiante obtienen mejores resultados en los informes PISA. En ocasiones, las mejoras educativas no son necesariamente mejoras económicas, es preciso PENSAR a qué dedicar el dinero y escuchar a los sabios que ellos nos ayudarán a trazar nuevos caminos.

LA INGENUIDAD NO ES INOCENTE

Rosa Ortega
La reina y el rey recorren en una carroza descubierta la avenida que conduce hasta un apartamento de 58 metros cuadrados situado en la calle de la Albufera, en el madrileño barrio de Vallecas. Allí les esperan sus dos niños de 6 y 8 años, preciosos querubines de ojos azules y mirada borbónica. Han acabado el cole hace poco y asisten a un campamento de verano. El campamento se realiza en el colegio público del barrio y tiene actividades, comida y un servicio de acogida con merienda, aunque los principitos este año no se quedan a comer. Les recoge su abuelo, el rey emérito, y les lleva a la piscina municipal que "mola mucho".
El año pasado, sus papás trabajaron poco, porque hubo un lío con el gobierno en funciones y tuvieron que estar 315 días en paro, por eso se quedaron a comer y a merendar en el campamento, pero no importa porque allí conocieron a Maysa, una autentica princesa marroquí que acababa de llegar de su país con su madre y su hermana ( su papá vino hace meses) y a la que le gustaba sobre todas las cosas, jugar y reír con los niños del campamento. También estaba Khaled de 8 años, refugiado sirio y víctima de la terrible e injusta situación que vive su país. A este niño le apasiona el fútbol y se siente capaz de conquistar el mundo, dando patadas al balón como si de un misil de larga distancia se tratara.
Entre cantos de sirena, por una alameda con banderas, gaitas y gaiteros , trompetería, brillo de sables y sombreros de colores, circula la comitiva real. En sus "reales" pensamientos, aquello que debería ser su trabajo: las demandas de asilo, los 795 millones de personas que pasan hambre en el mundo, la desaparición de los glaciares en La Antártida, el recorte en las becas universitarias, la pobreza energética (también en los meses de verano), la decadencia de la inversión en ciencia en España, la corrupción, e incluso los desaparecidos en la guerra civil española.
En su discurso, la vitalidad de nuestro comercio e inversiones, la apertura al exterior de nuestra economía y la necesidad de hacer amigos.

ENLAZANDO MUNDOS

Rosa Ortega
Se han acercado dos chavales y nos han pedido que les hagamos una foto con sus amigos. En total son 8 adolescentes que acaban de conocerse. Las niñas cuando se dan cuenta de que somos españolas nos saludan con complicidad, son valencianas de origen marroquí. El dueño del bazar donde compramos nos acompaña por toda la calle hasta encontrar los regalos que nos interesan, los camareros nos ofrecen los mejores sitios. En el bulevar una señora nos da la bienvenida y en casi todos los lugares que visitamos nos tratan como auténticas reinas. Estamos en Tánger y hace dos días que ocurrieron los brutales atentados de Barcelona y Cambrils. Es como si todos los tangerinos nos quisieran dejar claro sus ganas de seguir luchando por mantener la confianza y la convivencia entre ambos pueblos, al mismo tiempo que nos invitan a proteger a los suyos en nuestra tierra "Que Dios os ayude y ayude a todos en estas circunstancias tan difíciles".
Desde hace muchos años Marruecos está íntimamente ligado a España, para lo bueno y para lo malo, "en la salud y en la enfermedad": protectorado español en el norte, conflicto bélico en Perejil, negocios pesqueros, inmigración constante desde hace décadas, ciudadanos marroquíes y españoles que conviven en Ceuta y Melilla, etc. Es tan frecuente para nosotros tener un vecino marroquí con hijos españoles, amigos de los nuestros de toda la vida y con el que llevamos años de buenas relaciones de vecindad que, probablemente, no sepamos que la islamofobia es el principal delito de odio en España (573 agresiones registradas el año pasado, la mayor parte contra las mujeres).

RUPTURA Y COMPROMISO

Rosa Ortega
Mujer paciente, amorosa, rolliza y cuidadora. Cuidadora y cuidadosa, con sentido común, perspicaz y observadora. Observadora y observada, defensora de los suyos, colorada. Colorada y con colores en el alma, gris en el vestir, con velo negro y saliendo de misa. Solo libre en el pensamiento, con fantasías a borbotones y joven. Joven y ya mayor, con las huellas de la guerra en el corazón y del hambre en el resto del cuerpo. No es solo cuerpo, sabe pensar y piensa, pero no dice. Sostén de la familia, del sistema y del planeta... Del padre al novio, del novio al marido y del marido a los hijos.

 

Contacto

  • Ángel Herranz
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 607 477 535

Boletín online


Mediante esta suscripción recibirá boletines con una periodicidad no menor de un mes por envío. Puede ejercer el derecho de cancelación en cualquier momento e, inmediatamente, dejará de recibir nuestro boletín.
 

Contacto

  • Francisco Sueiro
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 699 351 657